sábado, 29 de enero de 2011

martes, 20 de abril de 2010

gente: mi vecina la del perrito mil-leches


La veo alguna mañana subir al Retiro, después de dejar a la niña en el cole. La melena azabache, su gabán negro, negro y su perrillo mil-leches también negro, negro. Camina deprisa con la mirada siempre al frente. Sube la cuesta sin detenerse a mirar; puede que tema encontrarse a Cesar Vidal otra vez con la misma camiseta de "Los Simpson", o quizá pretenda evitar ser increpada por cualquier desconocido.
Ha pasado una mala racha.

A mí Lucía ni me apasiona ni me enfurece. Creo que ha sido víctima de un pecado "muy español" que sí me apasiona y sí me enfurece: no perdonamos el éxito ajeno, y menos si va acompañado de juventud. Es un pecado que me apasiona por lo que tiene de insólito, al nacer en el seno de una cultura tan cálida y exterior como la nuestra, y me enfurece, por lo que tiene de cerril e insano.

Desde un primer momento, el posicionamiento ético-ideológico de la Etxebarría se ha caracterizado por ser a todas luces extremista. Extremadamente feminista, extremadamente de izquierdas, extremadamente homófila, extremadamente militante en todo y en consecuencia extremadamente tocapelotas. He de confesaros que en ocasiones he llegado a pensar si no llevará escondido un kalashnikov bajo el negro gabán.

Y es que vivir a la vanguardia de la infantería de la izquierda más afilada atrae, indefectiblemente, un nutrido grupo de enemigos, incluso de la propia izquierda, a los que Lucía conserva con esmerado mimo. Recuerdo por ejemplo la encerrona en que se vió sorprendida en el programa de la periodista Julia Otero "Las Cerezas" hace ya unos años. En ésa ocasión, mi heroína de melena azabache se vió en el brete de renegar de aquélla pseudo-constitución europea que intentaron colarnos tiempo atrás frente a dos sociatas pisamoquetas que con una insoportable condescendencia clerical iban echando por tierra y por turnos todos y cada uno de los argumentos (bastante preparaditos por cierto) que daba la Etxevarría.

Ah, los sociatas pisamoquetas eran Josep Borrell y atención, la mismísima Julia Otero, la periodista encargada de moderar aquella "charla entre amigos", que saltándose a la torera los preceptos propios de su facultad se posicionó de lado de su amigo Borrell. Lucía se defendió como una jabata, y así se lo hice saber un día que me la encontré en el metro. Me lo agradeció.

Yo a ella tengo que agradecerle que me presentara a Beatriz, en una época en la que yo vivía lejos de España, en una isla grande y superpoblada en la que uno puede sentirse muy solo. También yo, al igual que Beatriz, había llegado a la isla anónima huyendo de mis fantasmas patrios, y su compañía me resultó balsámica.

Me gusta que la gente me considere un "mal lector" cuando digo que a mí, ella me gusta. Me gusta que Lucía cultive tantos enemigos porque al igual que Dios Nuestro Señor, odio a los tibios. Vuela esta canción...

domingo, 18 de abril de 2010

Día del Libro


Otro año, otro cartel. El año pasado Txomin me regaló la edición de "Momo" de Alfaguara de 1979, el año en que yo nací. Para este año estoy buscando "Cuentos escritos a máquina" de Gianni Rodari, también en Alfaguara (si alguien se deja caer...) Además voy a comprarme algún cómic de Ralf König y Asterix en Hispania, que aún no lo he leído. Si no hacéis nada el viernes por la tarde pasaos por la cuesta a tomar un vino. Estaremos hasta las 12 de la noche.

martes, 13 de abril de 2010

Campaña prevención VIH


Pues ésto es con lo que estoy ahora. Una campaña de sensibilización para población inmigrante (subsaharianos). Los dibujos son una de las pruebas que envié al equipo del Ramón y Cajal. Una genial reinterpretación de la estética de la cartelería de los 60. Lástima que a ellos no les pareciera tan genial y me echaran atrás esta prueba. Se han quedado con algo más tradicional, pero ésta es la que me gustaba a mí. En fin, el cliente siempre tiene razón.

ARROZ Y TARTANA


Si algo tiene de bueno internet (entre otras muchas cosas) es que uno se abre un blog para, a continuación, despotricar sobre lo que más le pique a uno en ése momento. Además, con un poco de suerte alguien hasta lo lee. Sea así o no, me dispongo en éste artículo a despotricar sobre ésta crisis. Una crisis diseñada con mimo por banqueros y constructores, manufacturada con esfuerzo por nosotros mismos, pobres borregos, y concienzudamente barnizada a muñequilla por políticos, asesores, inversores, brokers y demás sicarios del ramo.

Leía yo en esta mañana lluviosa a Luis María Anson y me ha dado por reflexionar. Quizá debería explicar primero por qué leo a Anson, antes de que alguno de vosotros me retire la palabra de por vida. Leo a Anson porque tiene para ofrecer un testimonio de primera mano sobre cómo se vivió la dictadura desde el exilio en casa de los Barcelona, primero en Roma y Lausana y finalmente en Estoril, desde donde asestaron el golpe final, la patada en los huevos definitiva a Franquito (aunque, lástima, el muy cabrón ya no estuviese vivo para dolerse). ¿Y qué tendrá que ver, diréis, la gimnasia con la magnesia? Pues mucho. El exilio de los Borbones y nuestra actual crisis no tienen una relación tan sesgada como pudiera parecer en un principio, me explico:

Generalmente nos imaginamos al conde de Barcelona en el exilio, junto a María de las Mercedes, comiéndose una bota entre los dos, como Chaplin en "Tiempos Modernos". Bien, esto no fué así. Quizá sí en Roma, pero luego no. Qué vá, para nada. Los Barcelona salen de Roma con Juancarlines en los brazos al empezar la segunda guerra, huyendo del posicionamiento ideológico que las naciones aliadas les pudieran achacar por mantener una residencia oficiosa en la Italia de Mussolini.

Ya en Suiza, don Juan (y familia) reside en una villa prestada, tiene a su disposición un Consejo Privado integrado por algunas de las cabecitas políticas mejor dotadas de la época y, aconsejado por un eficientísimo Secretariado Político que encabezan Latapié y Sainz-Rodríguez se dispone a pasarse la dictadura hinchándole las pelotas a tobas al taimado caudillo.
Don Juan no se estuvo quieto. Luchó por la tercera restauración manteniendo desde el principio un ágil y musculoso gobierno en la sombra para, algún día, volver a plantar las reales posaderas en el trono que un día abandonó el pusilánime de su padre. Qué asquito me da la monarquía.
A lo que voy: Todo ésto no fué gratis. Evidentemente, mantener un gobierno en la sombra, con los suficientes reflejos como para adelantarse en política internacional al gobierno oficial costó muchíiiisimo dinero.
El papá no hizo muy buena hucha. Aparte de lo que se quedó del metro había poco que rascar y pese a lo que suele pensarse, la familia de mamá tampoco debió de soltar mucho. Entonces, ¿quién le pagó el exilio al conde de Barcelona?
Os lo digo: el papá de Ussía entre otros muchos monárquicos descerebrados.

Con nuestra actual crisis ha pasado lo mismo. El caso es un calco.
Al igual que Alfonso XIII hizo la de pilatos, con la misma caradura ha actuado un gobierno durante dos legislaturas. Aún siendo conscientes de la burbuja inmobiliaria que se nos venía encima han mirado para otro lado durante ocho años. Lo mismo han hecho los banqueros. Eran conscientes de que estaban apuntalando un imperio a base de mondadientes pero qué más da, si luego se lo vamos a solucionar con unas cuantas inyecciones de líquido.

Hasta la fecha (y hablo ahora del panorama internacional) se han gastado TRES TRILLONES DE DÓLARES en paquetes de estímulos económicos para recuperar los bancos. Con el 1% de éso se podría alimentar a 59 millones de niños desnutridos durante un año. HIJOS-DE-PUTA.
Os lo voy a confesar, me están empezando a caer bien los reyes.
Los nuevos señores no tienen la necesidad de exiliarse como les ocurría a los antiguos señores, porque estos nuevos señores son anónimos y nunca dan la cara. En todo caso, a los antiguos señores, a los de la corona, les pagaban el exilio unos particulares de forma voluntaria. A los nuevos señores, a los del ataché de piel, les solucionamos la papeleta nosotros y no de forma voluntaria, sino por cojones(al menos a mí no se me ha efectuado consulta. De haber sido así yo hubiese votado por alimentar niños desnutridos, HIJOS-DE-PUTA). Y así para terminar, también cabe decir que los antiguos señores se guiaban por una serie de principios (Dios, patria y ley, o los que sean) con los cuales uno podía o no estar de acuerdo,pero eran principios al fin y al cabo, mientras que el único principio que enarbolan los señores de hoy es agarrarse a la de Blasco Ibáñez: Arroz y tartana, casaca a la moda y que ruede la bola a la valenciana.
Yo qué se, estoy muy cabreado, ésto es un puñetero circo, nos están llamando payasos a la cara y seguimos pagando impuestos. Espero que os gusten los dibujos.

VINALIA TRIPERS


Una colaboración con Rodrigo Córdoba. Rodrigo no es un mercenario como la mayoría de nosotros. Lo tiene muy claro, no vive del diseño, únicamente disfruta con él y cuando se baja del andamio y vuelve a casa se pega una ducha, le da un beso a su mujercita y se pone a currar. Escribe, edita lo suyo y lo de otros o se saca una fotonovela de la manga. El último atentado perpetrado por éste chico tan grande y tan serio es la locura de reeditar la revista Vinalia Tripers, donde se incluye la ilustración de arriba. El cuento es de Safrika.
Ah! El último poemario de Rodrigo Córdoba es "Verraco Salvaje". Podéis contactar con él a traves de su espacio blog "motorgrafico.blogspot.com", que comparte con la ilustradora Virginia Jiménez.

lunes, 15 de marzo de 2010

gente: BB


Comienzo hoy esta sección del blog con un mito de mi infancia. "Una real hembra", así al menos la ha definido el ideólogo Giménez Arnau en varias ocasiones, y no conforme con tan exacta descripción del mito, Jimmy alega además sufrir de priapismo cada vez que coincide con ella en un plató. No es para menos.
BB nace en Tánger con un papelón de aúpa (todos nacemos con el nuestro), pero lo que ha de trascender al final no es el papelón, papelin o papeleta que cada uno cargamos en los lomos, sino la forma en que cada cual brega con el suyo. Hay quien carga con su papeleta con enojo, victimismo o autocompasión y hay quien como BB se resuelve un papelón de los grandes con dignidad, aplomo y coraje. Y es que a BB se le ha intentado colgar (en muchas ocasiones y sin éxito) un sambenito de marginalidad y sordidez que para nada va con ella. No lo han conseguido porque ella es una criatura luminosa, y ése sambenito, por naturaleza, no le es propio.

Estoy ahora releyendo un magnífico ensayo del periodista Joan Martínez Vergel sobre la sociedad rosa española "Gái ¿el quinto poder?" en el que se recogen unas declaraciones de Antonio Gala en referencia (así al menos lo interpreto yo) al sindiós de identidad sexual y de género que se vive en España hoy día. Cito textualmente: "Curioso país éste, en el que la mujer más bella es un hombre, y en el que el matrimonio más duradero es el de dos homosexuales"(sic).
No nos queda muy claro a quiénes se refiere al hacer mención al matrimonio. Debe referirse, supongo yo, a una pareja de "sastres" sevillanos de hábil aguja y arte esmerado que llevan un porrón de años barriendo su casa como Dios manda.
En cuanto a la mujer más bella del reino, está claro que habla de BB. En éste caso discrepo. No puedo estar de acuerdo con semejante afirmación. BB jamás fué un hombre, no lo es ni tampoco lo será. Aseverar semejante barbaridad vendría a ser como decir que el cerdo ibérico lleva sobrevolando nuestras cabezas desde que el mundo es mundo. Dios nos libre de que nuestros pata-negra alcancen algún día tan insólita capacidad, y que nos libre ya de paso también, de la falta de coherencia vital de algunos señoritos andaluces.
Lo dicho, ole tus ovarios Bibi.